miércoles, 13 de mayo de 2015

Otra clase de afecto

A veces uno se imagina como sería el conocer a cierto tipo de persona.
Siempre fantaseando, deseándolo, esperándolo.
Cómo hice para conocerte. Nunca lo sabré.
Que existiera alguien como tu, jamás imaginé.
En ese momento supe que algo había en ti, ya nada fue igual.

Nunca piensas en lo que puede salir mal.
Siempre prometes que todo va a mejorar.
No eres capaz de ver lo que eres en realidad.
Y hasta yo llego a creer tu podrías ser él ideal.

Eres tu, quien me retiene con sus pensamientos.
Eres tu, quien me obsequia todos sus lamentos.

Al ver tu sonrisa pienso que este podría ser el día.
Y tu mirada me hace sentir libre y realizada.
Esa hermosa necedad de omitir la verdad.
El dolor nos enseña lecciones, sin dolor la vida no es nada.

Eres tu, quien se alimenta con mis anhelos.
Eres tu, quien se hace mas fuerte con mis silencios.

Labios carmines que rosan tus manos.
Potencia en tus brazos para aferrarme a tu lado.
Mi templo es tu templo, cometes un sacrilegio.

Eres tu, quien no diferencia entre amor y desprecio.
Eres tu, quien nunca imagine que podría amar.
Ahora se que nada será igual.