jueves, 13 de noviembre de 2014

El placer de la Soledad

Una caminata solitaria, tarareando una canción melancólica.

Llevo un par de meses siendo soltera. Y no puedo decir que me la pase sola toda el tiempo. Me encontrado muy bien acompañada por ciertas personas con las que he podido entenderme. Unas más que otras. A veces me veo un poco atemorizada por el hecho de necesitar demasiado su compañía, de charlar con alguien, con quien sea. Charlar es mi debilidad y mi más grande necesidad, sentirme escuchada, introducirme en un sublime viaje de información, aprendizaje, humor, risas, ideas, sentimientos y trivialidades junto a mi interlocutor.  Quizá la única razón por la cual conservo redes sociales que no se utilizan o uso una red social que cada vez se me hace mas vacía, trivial, que aliena a la gente, es por que quiero tener contacto con ellas. Poder nutrirme o empaparme de anécdotas, debates, y tópicos de cierto tipo. Temas que no se pueden hablar con todo mundo. Me entristece mucho la idea del que alguien no quiera o no goce platicar conmigo. Y me frustra cuando alguien que no tiene flujo conversacional intenta platicar conmigo, por que simplemente no logra captar mi atención.
Soy adicta a las charlas e intercambiar dialogo, cuando percibo que una persona me interesa. He descubierto que la carencia de una conversación agradable con alguien me llevan a sentirme sola y frustrada. Como si nadie me entendiera. Y no es que en realidad necesite de estar rodeada de personas solo por que si, o que alguien me ame y me lo diga. (Cosa que tampoco me disgusta), pero me refiero a que mejor forma de decirle a la gente que la aprecias, que dándole las mejores charlas de su vida.

Cuando tenía pareja, era de las cosas que más disfrutaba de estar con ellos. Me embelesaba escuchándolos hablar sobre algún tema que dominarán, siempre y cuando no estuvieran alardeando de eso. Siempre me siento atraída por las personas con las que puedo hablar así. Y no me refiero a un aspecto sexual o sentimental (Aunque así han empezado algunas relaciones mías).

Sin embargo puedo concluir que esta obsesión mía por las buenas charlas, me ha llevado a padecer infelicidad en relaciones con personas que me brindaban eso que tanto me agrada. Cuando una relación llega a su inminente fin, me embargaba el sentimiento de ¿Y ahora quién me va a escuchar? ¿A quién le va a importar lo que tenga que decir? Sinceramente aun extraño las charlas.

Y no es que ya no extrañe ese placebo de compañía. Siempre he sabido que hacer en mi soledad, y otras veces no he tenido ganas de hacer lo que siempre hago. Estoy en una nueva etapa de mi vida, donde por fin entendí que haré lo que me plazca sin necesitar a alguien que me haga segunda. Es verdad siempre hará falta que alguien nos acompañe. Pero también es cansado esperar a que las personas correspondan a esta necesidad. Podría arruinarme la vida entera y centenar de experiencias nuevas el esperar por la compañía de un amigo, familiar o pareja. Soy una mujer joven y curiosa. Me gusta charlar, a veces con alguien y aveces conmigo misma. En mi soledad puedo sentarme a escribir estas líneas y re-descubrir algunos aspectos de mi. Soy una mujer solitaria rodeada de personas que hablan otros idiomas. Algunas personas quieren acercarse a mi y no lo permito. A veces lo que tengo en la cabeza no es algo que las personas toleren. Me han hecho daño y necesito sanar. Es por eso que mantengo a raya a todos, al menos por un tiempo, pero aun así busco charlar. Charlar es algo nato que nunca morirá en mi, siempre y cuando existan los elementos adecuados para ello.

Tengo muchas razones para querer estar sola, algunas ya las mencioné. Quiero descubrir mis propios alcances. Quiero no ser juzgada por mis gustos o disgustos. No quiero dañar a nadie. Y sobre todo por que me siento tranquila de no tener que enfocarme en otra persona que no sea yo misma. No dejaré que mi obsesión por charlar me haga forzar a la gente de estar conmigo o a mi misma de estar con alguien. El placer de mi soledad, soy yo misma, platicando conmigo misma.

Mujeres vs. Hombres ¿Cuando terminará esta absurda batalla?


La razón del por que nuevamente me hallo escribiendo estas líneas, es bastante simple quizá, pero es sobre algo que no es nuevo, y probablemente muchos ya estarán hartos de leer o escuchar sobre este tema. Pero antes de lanzar mis agudas ideas y opiniones, quiero hacer la aclaración de que no soy una mujer feminista que estigmatiza a los hombres (antes y con mayor razón estigmatizo a las culturas y sociedades) y tampoco me inclino por defender los valores de las sociedades machistas. Simplemente me apego a lo que con mi libre albedrío considero correcto o aceptable y sobre todo que tenga sentido.

No es una novedad comentar que México es considerado un país de ideas machistas, donde la mujer difícilmente ha logrado destacar,  ganándose el desprecio y las criticas de la sociedad. Tampoco es cosa nueva que aun a estas alturas de evolución humana, tecnológica, información al alcance de todos ( o de la mayoría) exista el machismo y su contra parte el feminismo.

Sí has sido una mujer pisoteada, y doblegada por algún hombre ya sea, padre, esposo, novio, hermano, compañero de trabajo, patrón, compañero de escuela, etc, en alguna instancia de la vida y llegaste al limite, seguramente tu opción o forma de pensar será la de una mujer feminista. Siempre jactándose de no necesitar ni de la compañía, ni de la aprobación ni de la ayuda de un hombre. Siempre fuerte, siempre valiente, siempre segura, y siempre independiente. Y no es que ser todo eso sea algo malo, de hecho es bastante admirable. Esta posición se ha convertido en blanco de burlas, y desprecio en las redes sociales. Un poco de humor no mata a nadie ¿Cierto? Pero por que la sociedad se empeña en desmerecer el esfuerzo de aquellas mujeres que de verdad se han visto obligadas a no contar con el apoyo de un miembro del sexo opuesto cuando alguna vez lo necesitara. Y por favor no mal interpreten lo que digo, no digo que debamos depender de los hombres. Es muy fácil para muchos que vivimos en estos tiempos de "libertad de expresión" desmerecer esta lucha de la mujer por ganarse un lugar como individuo. Ya que por fortuna no nacieron en una época donde las mujeres eran obligadas a usar corset, Cuidar su virginidad con recelo, y si la perdían sentirse avergonzadas aun que hubiesen sido violadas. ¿Y que podían alegar ellas en su defensa si sólo eran mujeres?

No quiero indagar mucho en detalles del pasado que ya son más que conocidos. Señalo el hecho de que si una mujer se siente cómoda siendo libre, individualista e independiente, aparecen una horda de cibernautas en su mayoría masculinos con antorchas y trinchetes a quemarla viva por que se siente bien de tener dicha libertad. Empiezan a criticarla, intentan ridiculizarla, lluvia de memes, comentarios sarcásticos y demás. Dejando en evidencia que existe aun una herida que no ha sanado en el corazón del sexo masculino. Como mujer acepto el hecho que siempre existirán mujeres "Posers" o pretenciosas tratando de pelear una batalla que  ya ni siquiera debería de existir por parte de los dos bandos. Y que quieren convertirse en estandartes o victimas por conseguir algo de atención. Eso es de dar pena. Des afortunadamente la posición extremista de estas mujeres ha estigmatizado el feminismo. Convirtiéndolo en un movimiento ideológico completamente nulo e igual de intolerante que el machismo. Esto es lo que descalifico de mis congéneres que defienden a la mujer moderna de los prejuicios, a mi parecer lo hacen mal.

Sin embargo el sexo masculino ya perdió de vista nuevamente el respeto por la mujer. Antes la veía como una virgen, muda, hogareña, dispuesta a procrea.  Sí su deber era ser una mujer de familia y de sociedad. Y en los bajos estratos como una prostituta, un cuerpo vació al que fornicar. Aparentemente hoy en día hemos vuelto  a ese tipo de valores, pero están disfrazados, para unos son obvios para otros no. Algunos dirán que nunca desparecieron y es verdad, pero parece que en la era de la información cuando se trata de posturas ideológicas, ha dejado entrever lo decadentes que seguimos siendo como sociedad, ya que las propias mujeres quieren ser entes vacíos, de deslumbrante belleza dispuestos a fornicar. Y los hombres aceptarlo sin problema alguno. De igual manera se puede notar como los hombres a los que se les considera frívolos, distantes y poco sentimentales han roto el esquema de "los hombres no lloran" , han aceptado que son seres tan sentimentales como las mujeres, sin embargo se han vuelto incapaces de lidiar con el rechazo del sexo femenino, refugiándose nuevamente en las burlas, la intolerancia, difamar a las mujeres y  victimarse a sí mismos, por que eso es más fácil que abrir los ojos ante la realidad. Y aceptar los hechos como son: Si quieres ser victima encontrarás a tu victimario/a, O el/ella te encontrará. No somos dueños de nadie, y mucho menos de sus sentimientos. Nuestro prójimo no está obligado a sentir o corresponder a nuestros sentimientos solo por que este alguien ahí insistiendo, creo que no te gustaría enterarte de que sintieron lastima por ti o se sintieron sin opciones y aprovecharon la situación. La atracción entre ambos es primordial. Así misma la química. (Este tema será el próximo que abordaré en mi siguiente entrada).

Hombres y mujeres están destinados a permanecer juntos, y cooperar, apoyarse y no quitarse valor el uno al otro, Aceptarse como individuos que son cada quien con sus ideas, principios, y gustos. Tenemos diferentes habilidades y capacidades, sobre todo en el aspecto físico, pero no estamos obligados encajar en un molde impuesto por la sociedad, sin opción a nada mas, criticando absurdamente y generalizando lo que hacen o dice el sexo opuesto, llámese hombre o mujer.